Internacional

¿Quién es la juez provida que Trump nominó para la Corte Suprema?

0

Por Mamela Fiallo Flor / Panampost 

El presidente Trump presentó este sábado la nominación de Amy Coney Barrett para sustituir a la fallecida Ruth Ginsburg, quien apoyaba el aborto

Tras la muerte de la juez federal Ruth Bader Ginsburg de la Corte Suprema de Estados Unidos, reconocida por su postura pro aborto, el presidente Donald Trump escogió este sábado a la juez provida, Amy Coney Barrett para sustituirla.

«Hoy es mi honor nominar para el Tribunal Supremo a una de las mentes legales más brillantes de nuestro país», dijo Trump junto a Barrett desde la Casa Blanca.

Amy Coney Barrett agradeció a Trump la nominación y juró no defraudar a los estadounidenses. «El presidente me ha nominado para la Corte Suprema, una institución que nos pertenece a todos (…) nunca me imaginé verme en esta posición pero ahora que estoy aquí asumo este rol con humildad y coraje».

El mandatario estadounidense tiene constitucionalmente el poder de elegirla, aunque ha causado mucha controversia por hacerlo pocos días antes de las elecciones presidenciales.

En su lecho de muerte Ginsburg manifestó que su «deseo más ferviente» era no ser reemplazada hasta después del día de las elecciones.

Si gana Trump, tendría el Partido Republicano no solo el control del Poder Ejecutivo sino que los conservadores tendrían mayoría de 6-3 en la Corte Suprema.

En este escenario cunde el pánico entre los progresistas al poner en peligro la continuidad de la legalización del aborto, pues la Corte Suprema tiene el poder de revocarlo. Trump se ha destacado como el presidente más provida de la historia, siendo el primero en asistir a la marcha anual contra el aborto en Washington. Además temen que la designación sirva como ventaja electoral a favor de Trump.

Para conocer más a la juez Amy Coney Barrett, PanAm Post elaboró un perfil para los lectores.

Barrett ha estado en la lista de candidatos de Trump desde el 2017. El líder republicano pudo haberla elegido cuando el juez Anthony Kennedy dejó un puesto vacante. Pero el presidente designó en su lugar a Brett Kavanaugh y Trump anunció que estaba guardando a Barrett para reemplazar Ginsburg.

Con solo 48 años, Barrett sería la juez más joven y su mandato podría durar décadas (pues el cargo es vitalicio). Académicamente se ha destacado en la Universidad de Notre Dame, donde comenzó a enseñar la docencia a sus meros 30 años.

Es aclamada por la derecha como heredera ideológica del icono conservador Antonin Scalia, el difunto juez de la Corte Suprema de quien fue asistente legal de 1998-1999.

Desde su primera consideración como candidata para la mayor instancia judicial, aumentó a su historial judicial la autoría de alrededor de 100 opiniones, entre los cuales ha demostrado una línea conservadora en defensa de la libertad religiosa.

Católica devota, ícono conservadora
Toda la formación académica de Barrett ha sido católica, desde el hogar (ambos padres muy activos en la fe) hasta la educación secundaria y la universitaria (también como docente).

Por ello cuando en 2017 fue nominada por Trump para la corte de apelaciones, durante su audiencia de confirmación ante el Senado, los demócratas presionaron a Barrett cuestionando si sus fuertes opiniones religiosas afectarían sus posibles fallos sobre el aborto y otros temas sociales polémicos.

Como consecuencia, referentes conservadores acusaron a los demócratas de intentar imponer una «prueba religiosa» en la selección de jueces. Y resaltan cómo EE.UU. fue fundado con la libertad religiosa como base.

Barrett respondió que toma en serio la fe católica, pero dijo que «quisiera enfatizar que mi afiliación personal a la iglesia o mi creencia religiosa no influirán en el desempeño de mis deberes como juez».

Como juez de un tribunal federal de apelaciones, Barrett solo ha considerado dos casos vinculados al aborto. En ambas apelaciones, Barrett aceptó opiniones redactadas por otro juez, en lugar de esbozar de forma independiente su pensamiento. Por lo cual no es posible evaluar su jurisprudencia sobre el aborto y ha demostrado no tomar decisiones precipitadas sino que antes consulta con expertos.

Madre adoptiva de huérfanas damnificadas
La vida privada de Barrett va en consonancia con la pública. Es la hija de un abogado católico y la esposa de un exfiscal federal, Jesse Barrett. Juntos tienen 7 hijos, de los cuales uno tiene síndrome de Down y dos son niños adoptados en Haití cuando la pareja viajó a la isla para auxiliar a los desamparados por el terremoto del 2010 que dejó a 3 millones de damnificados y entre 220 y 316 mil muertos.

Una de las críticas más constantes contra los activistas provida es que no hacen nada por los niños ya nacidos. No obstante, el matrimonio Barrett demuestra lo contrario.

Vale señalar que en los países donde el aborto es legal, detectar el síndrome de Down en un feto es motivo suficiente para impedir que nazca. En EE.UU. el 75 % son abortados.

Por ello en el día internacional del síndrome de Down, el presidente Trump exclamó «siempre nos levantaremos juntos por la vida» y dio la bienvenida a los jóvenes con Down a la Casa Blanca junto a sus familias para un homenaje por sus logros.

Para garantizar el derecho a la vida, Trump apostó nuevamente por una juez conservadora para suplantar a la fallecida juez pro aborto, Ginsburg.

Ver artículo original: https://es.panampost.com/mamela-fiallo/2020/09/26/quien-es-la-juez-provida-que-trump-nomino-para-la-corte-suprema/

DSS noticias

You may also like

“Meta” Nuevo nombre para Facebook

Diario Sin Secretos | Mark Zuckerberg CEO de Facebook, anunció este jueves que la empresa que dirige, propietaria de la red social que ...