Inicio / Secciones / ¡Tienes que leerlo! / Paternidad de San José alcanza a Jesús y a la Iglesia

Paternidad de San José alcanza a Jesús y a la Iglesia

Ismael Rojas C.  / Diario Sin Secretos

 

En la festividad a San José, se recuerda al Padre de Jesús, al Padre adoptivo del hijo de Dios hecho Hombre.

El Papa Pío IX nombró a San José, en 1847, Patrono de la Iglesia universal, y su festividad el 19 de marzo,

La paternidad de San José alcanza no sólo a Jesús sino a la misma Iglesia, que continúa en la tierra la misión salvadora de Cristo. El Papa Juan XXIII incorporó su nombre al Canon Romano, para que todos los cristianos -en el momento en que Cristo se hace presente en el altar- veneremos su memoria.

En el Plan Reconciliador de Dios, San José tuvo un papel esencial: Dios le encomendó la gran responsabilidad y privilegio de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y de ser esposo virginal de la Virgen María. San José, el santo custodio de la Sagrada Familia, es el santo que más cerca está de Jesús y de la Santísima de la Virgen María.

San Mateo (1,16) llama a San José el hijo de Jacob; según San Lucas (3,23), su padre era Helí. Probablemente nació en Belén, la ciudad de David del que era descendiente. Al comienzo de la historia de los Evangelios (poco antes de la Anunciación), San José vivía en Nazaret.

Según San Mateo 13,55 y Marcos 6,3, San José era un “tekton”. La palabra significa en particular que era carpintero o albañil. San Justino lo confirma, y la tradición ha aceptado esta interpretación.

Nuestro Señor Jesús fue llamado “Hijo de José”, “el carpintero” (Jn 1,45; 6,42; Lc 4,22).

Como sabemos no era el padre natural de Jesús, quién fue engendrado en el vientre virginal de la Virgen María por obra del Espíritu Santo y es Hijo de Dios, pero José lo adoptó amorosamente y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

La oración a San José, se le pide que medie por nosotros para que nuestra muerte también sea feliz.

“¡Oh, bienaventurado José!, que exhaló su último suspiro entre Jesús y María, concédeme la gracia, oh José, para que yo pueda respirar mi alma en alabanza en espíritu, si no puedo hacerlo de palabra: Jesús, María y José, os doy mi corazón y el alma mía” Amén

Puede Interesarte

SAN ANDRES CHOLULA RECIBIRA A 500 GUIAS DE TURISTAS

Hernán Reyes Hernández, Secretario Fomento Económico   J. ANTONIO CUELLAR M. / DIARIOSINSECRETOS.COM San Andrés …