Inicio / Opinión / AMLO presidente electo ¿y en funciones?/El PRD y el fin de Los Chuchos

AMLO presidente electo ¿y en funciones?/El PRD y el fin de Los Chuchos

Política en Movimiento

Angélica Beltrán

 

 CDMX .-  Al parecer antes que su gobierno, inició la prometida amnistía de López Obrador, con la liberación y exoneración de Elba Esther Gordillo, quien salió del reclusorio este mismo miércoles en que el virtual presidente de México recibió su constancia de mayoría por parte del tribunal electoral.

        Y aunque sin duda el caso de la lideresa magisterial fue parte de la cacería de brujas del gobierno de Enrique Peña Nieto; es cierto también que la maestra Gordillo cometió excesos, y lo más grave, impidió en toda su dimensión tener una educación de calidad en México. Sin embargo eso no es delito, aunque sí los cargos que, curiosamente, las autoridades no le pudieron comprobar, como el lavado de dinero o acciones fraudulentas imputadas.

En fin, que Andrés Manuel López Obrador es ya el presidente electo de México, y al parecer en funciones, pues la coordinación con Peña Nieto y sus secuaces, la PGR, ha sido como de reloj; sincronizados como si se tratara de un mismo gobierno.

Nuevo capítulo político

          Tras un mes de las elecciones del 1 de julio, los políticos y gran parte de la sociedad civil siguen azorados por los resultados impensables, y porque esta vez no hubo fraude, gran acontecimiento en México.

Los resultados fueron drásticos y en la nueva reconfiguración política tenemos que los partidos grandes: PRI, PAN y PRD, pasaron a ser los pequeños.

Y la chiquillada: PES, NA, MC y PVEM, desaparecerá a nivel federal por no alcanzar el 3% mínimo de la votación para mantener el registro, como lo exige la ley electoral.

El futuro para PRI, PAN y PRD es incierto y quizá nunca alcanzarán a comprender el porqué de la debacle electoral. Pues como diría un viejo aforismo “se tenían en tan alta estima que nunca alcanzaron a ver quiénes eran”.

Así será, pues hasta la fecha las explicaciones dadas a su derrota no dimensionan la realidad de esos organismos, que han hecho gobiernos corruptos, elitistas y dañinos para el desarrollo nacional. Eso no lo han podido ver.    

          Resultó devastador, por otro lado, que ni juntos los votos del PAN, PRD y PRI alcanzaron a Morena en el resultado final de la votación para presidente. Mientras AMLO obtuvo el 50 por ciento de la votación; Meade logró el 16% y el Frente del PAN-PRD-MC, el 22%. En suma, las tres primeras fuerzas políticas en México antes del 1 de julio pasado, alcanzaron juntas sólo el 38% de la votación total ¿Dónde quedaron sus propias estructuras? ¿O ya no les creen tampoco?

 

El PRD y el fin de los Chuchos

 En medio del derrumbe político-electoral del PRD, el partido necesita nuevos líderes o lo que es lo mismo, necesita que se vayan ya los “Chuchos”, quienes han secuestrado al sol azteca, un partido que prometía y prometió mucho, y que finalmente se corrompió igual que el PRI, su alter-ego.

Dentro de la descomposición del Sol Azteca, que pasó de ser partido de izquierda a un grupo acaparador del poder, prebendas y ventas de candidaturas, juegan un papel protagónico los Chuchos: Jesús Zambrano y Jesús Ortega, líderes de la corriente Nueva Izquierda que encabezó la dirigencia del partido por varios periodos, y que fueron más conocidos por sus pactos ocultos con el poder, que por su contribución al país, en tanto partido redentor de una lastimada sociedad.

La última de este par fue la alianza con el PAN, en un Frente que no los salvó de la debacle electoral, como planearon; tras la vertiginosa caída libre del PRD en las últimas elecciones; el resultado con el Frente fue peor que ir solos.

La debacle electoral mostró a la vez que si bien la gente ya no creía en el PRD; tampoco creyó en los chuchos la militancia, ofendida por la marginación sufrida, debido al acaparamiento total que hizo del partido la secta cerrada y pequeña de los Chuchos, cuyos integrantes se pueden contar con los dedos. Los mismos perredistas votaron por otra opción, Morena.

            Incluso dentro de la misma corriente Nueva Alianza hubo derroteros, pues la cúpula estuvo más cerrada que nunca. Un caso emblemático fue el de Guadalupe Acosta, quien formó Galileos. Otros tantos se fueron a Morena; e incluso, desde el PRD, la militancia del sol azteca, como el nuevo coordinador de la bancada en cámara de diputados, Omar Ortega, operaron para AMLO.

Ya nada les queda a los Chuchos tras su deficiente actuación política y los resultados electorales. Por eso es aún más criticable la actuación del aún diputado federal Jesús Zambrano, quien tras la elección se ha mantenido con discursos incendiarios en contra de López Obrador. Es absurdo que critique un gobierno que aún no comienza, y se muestre como lo que quizás siempre fue, un porro, pero por muchos años oculto en un traje de legislador o presidente de partido.

(Noticias de México)

Puede Interesarte

Los partidos tradicionales prácticamente están disueltos

En  pocas palabras Por Jesús Contreras Flores   *Dónde  andan las dirigencias estatales de esos …