Connect with us

Internacional

Mueren más sacerdotes que médicos en Italia por COVID19

Published

on

Información de Telegraph

Han fallecido más sacerdotes que médicos fallecidos en Italia, el país con más muertos reportados por la pandemia del coronavirus.

A menudo los críticos de la Iglesia Católica preguntan qué ha dado en beneficio de los enfermos y la respuesta es el precio más alto: la vida. De las 132 000 personas infectadas por el COVID-19 en Italia, 16 500 fallecidos, superan los 80 médicos y 90 sacerdotes, además de docenas de monjas, monjes y misioneros.

El caso más destacado fue el padre Giuseppe Birardelli, quien dio su vida para que un paciente más joven pudiera sobrevivir al ceder su respirador artificial.

En vista de las rigurosas medidas de prevención, muchas personas mueren solas, sin darle el adiós a sus familias y son los curas quienes les dan no solo el último sacramento, la extremaunción, sino que además el apostolado de la caridad hace que como institución la Iglesia Católica sea quien más ayuda a los enfermos en el mundo y por tanto sus integrantes son los más afectados.

Además, consuelan al personal médico cuando estos no dan abasto ante esta pandemia tan avasalladora. Cada hospital tiene una capilla en su interior. Por tanto la exposición de los sacerdotes es doble, atendiendo tanto a pacientes como a los médicos y enfermeros que a menudo se vuelven portadores del virus.

El COVID-19 ha llegado a las más altas esferas del clero. Si bien el papa Francisco I dio negativo en el examen, estuvo enfermo dada su atención a los hospitalizados. Pese a tener prelados contagiados se ha negado a abandonar el Vaticano e incluso dio misa con una Plaza de San Pedro vacía.

Hasta ahora, el miembro de mayor jerarquía que ha fallecido es el obispo de Etiopía, el italiano de nacimiento Angelo Moreschi, de 67 años. Fue el primer obispo católico en morir por el virus la semana pasada. Contrajo el virus mientras estaba en Italia para un tratamiento médico.

Don Paolo Camminati, de solo 53 años, fue el menor de las víctimas fatales del sacerdocio. Era conocido como «Camo», apodo cariñoso que le otorgó la juventud local dada su entrega a la misma, mediante caminatas alpinas y eventos sociales donde a menudo tocaba la guitarra.

Fue uno de los seis sacerdotes que perdió la diócesis de Piacenza Bobbio, la diócesis de Bérgamo ha perdido 25 sacerdotes y la diócesis de Milán 11.

Tenía 95 años el mayor de los sacerdotes fallecidos en Italia, Cirillo Longo, sonreído, levantó ambos puños en un gesto de celebración y exclamó «Nos vemos en el otro lado, en el paraíso».

Las monjas se destacan por el cuidado de ancianos y la elaboración de mascarillas
Misioneros, monjes y monjas también han fallecido como resultado. Más de la mitad de las 41 Hermanas Misioneras de la Caridad en Turín se contagiaron del virus a mediados de marzo, cinco murieron, incluida la madre superiora. Alrededor de 60 hermanas en los dos conventos en las afueras de Roma también dieron positivo.

Las hermanas de la Cruz son conocidas como el pulmón de la caridad en Roma. «Tenemos un certificado del Ministerio del Interior italiano que justifica que vayamos a asistir a los ancianitos abandonados que no tienen para comer, que no se pueden asear solos, que no tienen a nadie… Si no vamos nosotras, ¿qué sería de ellos?», dijeron para el medio español Alfa y Omega.

Aunque anunciaron que la publicidad es contraria a su espíritu, cabe destacar que en esta crisis donde el 95 % de los muertos son ancianos, el rol de la Iglesia, en particular de sus monjas, apela a los más vulnerables.

En el mundo entero las monjas se han dedicado a la elaboración de mascarillas. En Chile están a cargo las dominicas. En España, 10 comunidades de clausura se dedican al oficio.

Los misioneros también están muriendo
También misioneros han sido afectados. En el hogar de cuidado de Saveriani murieron 12 en Italia, luego de décadas de haber luchado contra las condiciones duras de África y Sudamérica.

“En la Amazonía lidié con la lepra y la malaria pero, nunca he visto escenas tan impactantes como las de las recientes semanas”, dijo el sacerdote Aquilino Apassiti de 84 años al diario La Stampa.

“Es horrible porque no les puedo ofrecer una sonrisa a los que se están muriendo”, dijo al estar con mascarilla, por protocolos de seguridad.

Por el momento Sudamérica aún no ha llegado a las cifras escalofriantes de Europa. Sin embargo, también ha tenido casos.

La primera víctima fatal del clero en América fue una monja en Colombia, Johanna Rivera Ramos, tenía apenas 33 años.

En dicho país, la Iglesia Católica ha donado, entre innumerables obras, 13 toneladas de pollo en beneficio de más de 16 000 presos para apaciguar los 18 motines que hubo en las prisiones, debido a la angustia generada por la propagación del COVID-19. La donación de proteína busca además fortalecer las defensas de los reclusos.

En Ecuador hasta la muerte de un sacerdote se politiza
Supuestamente falleció un sacerdote en Guayaquil, Ecuador, por causa del coronavirus y su cuerpo se mantuvo tres días en la iglesia. Pero la arquidiócesis asegura que murió por una falla cardíaca y la demora en su cremación fue por el conflicto entre la voluntad de la familia y las disposiciones del clero.

Lo dicho por el arzobispo es fiel a lo que sucede a nivel mundial, “lo que sucede también es que dada la emergencia hay muchos casos de personas que han estado con otras enfermedades, como diabetes, hipertensión o problemas cardiovasculares, y varios han fallecido en sus casas, pero no todos por coronavirus”.

El 80 % de las víctimas fatales del COVID-19 tenían problemas de salud previos. Por tanto se plantea que no necesariamente mueren por el virus sino con él, sumado al cuadro preexistente del paciente.

“Lógicamente hay fotos en medio de la desinformación que también parecen ser de carácter político, de personas que quieren desestabilizar al país”, subrayó el arzobispo.

Ecuador, en particular Guayaquil, sufre de un problema duplicado, una crisis sanitaria de la mano de una guerra mediática. Pues opera una red internacional que busca quebrar la institucionalidad republicana y así garantizar el retorno de Rafael Correa (que tiene orden de captura) al país.

Los sacerdotes no solo alimentan a los pobres, también apoyan a los pequeños productores y arriesgan sus vidas por ellos
El miembro del clero de mayor jerarquía afectado en el continente fue el obispo de Lima Sur, en Perú, contrajo el virus y estuvo en cuidados intensivos pero logró sobrevivir. De hecho, en la nación sudamericana casi la mitad de los contagiados se ha recuperado (997) y apenas (125) de los (2 561) ha fallecido.

En Lima Sur, una de las zonas más necesitadas y por tanto afectadas por el desempleo que ha causado la paralización por el coronavirus, la Iglesia Católica ha entregado víveres a 15 000 familias.

No solo ha entregado alimento sino que ha salvado los negocios de pequeños productores mediante la compra de los productos necesarios para las canastas familiares que regalan.
En Uruguay todavía no hay víctimas fatales, pero los sacerdotes siempre están trabajando. Por lo tanto, hay riesgo, así lo explicó el Padre Williams Villarino Cerruti al PanAm Post.

Él está en Pando, Canelones, y aseguró que desde allí albergan ollas populares donde se da alimento a más de 300 familias. Además que entregan donaciones que reciben de los feligreses para los más necesitados.

«Nuestro deber, aparte de la ayuda social, es asistir espiritualmente a los fieles y vamos a dar unciones a enfermos en sus casas o en hospitales si se nos llama, a celebrar exequias en los cementerios, asistir y alimentar enfermos si es necesario», relata.

Concluye que la muerte de muchos hermanos sacerdotes en otros países se ha dado precisamente por eso, hasta ahora son ellos —y todavía— quienes acompañan al que está solo, alimentan al hambriento y dan sosiego espiritual al que está al borde de la muerte, un don que a tantos les ha costado la vida.

Internacional

Ahora la OMS dice que el tapabocas NO SIRVE para el COVID-19

Published

on

Se pone científica la OMS y ahora resulta que siempre no sirve el uso de tapabocas para prevenir contagios por CORONAVIRUS ¿quién los entiende?, que si sí, que si no, que mejor le preguntamos a los científicos, que si unos dicen algo, que si otros dicen otra cosa y mientras tanto los ciudadanos y países que hacen caso a éste organismo internacional andan del tingo al tango implementando políticas de salud para que al final salga la OMS otra vez a decir como cuando te mandaban recados “Que siempre mi mamá dijo que NO”, de la crisis del coronavirus la OMS vaya que ha perdido credibilidad.

Según un reciente estudio científico publicado por la Organización Mundial de la Salud, el virus no queda flotando por el aire.
Un estudio científico reciente publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), determinó que el coronavirus no queda flotando por el aire y no es posible el contagio si una persona pasa por un lugar al que estuvo una persona infectada, por lo que las mascarillas, tapabocas o barbijos no serían necesarios.

El documento, remarcó que existe riesgo de contagio en el caso que no se respete el distanciamiento social recomendado en un metro.

En caso de no cumplirse, las personas están más expuestos a las gotas respiratorias con capacidad de infección que se produce cuando un infectado tose o estornuda.

Pero, la nueva revelación es que el Covid-19 es pesado y no se dispersa más de un metro, porque antes cae al suelo por su propia gravedad.

Por eso, otra forma de contagio es si se toca una superficie sobre la cual una persona con el virus en su organismo haya dispersado sus gotas al toser o estornudar, según publicó el diario Perfil.

Hacia fines de marzo, la OMS ya había dicho mediante un informe técnico que el coronavirus no se transmite por aire, sino por el contacto de las mencionadas gotas respiratorias de pacientes afectados por la enfermedad.

Por ello, se había rechazado el uso de protecciones faciales para personas sanas y que no estén en contacto con infectados.

Esta nueva publicación de la OMS consigna que el coronavirus podría estar suspendido en el aire hasta unas tres horas y media.

Además, afirma que el Covid-19 es capaz de mantenerse con capacidad de contagio en superficies como el plástico o el acero inoxidable hasta tres días y en el cartón unas 24 horas.

Con información de CADENA 3

Continue Reading

Internacional

No habrá segunda ola de COVID en el mundo, Científico Francés

Published

on

El desconfinamiento progresivo en muchos países aviva el temor de las autoridades de una nueva oleada de la covid-19, pero algunos científicos,  descartan esa posibilidad.

El científico francés Didier Raoult, director del Instituto Mediterráneo de Infección IHU de Marsella científico francés, defensor de una supuesta eficacia de la hidroxicloroquina contra la covid-19, que ahora Donald Trump afirma tomar como medida de prevención.

“Nos basamos en análisis en los 188 países que declararon casos y en la dinámica evolutiva de la enfermedad”, declara a la AFP el doctor Jean-François Toussaint, director del Instituto de Investigación Biomédica y de Epidemiología del Deporte de Francia.

Toussaint y Toubiana comparten el mismo razonamiento. Estiman que la epidemia sin duda arrancó mucho antes de que lo que se cree, incluso antes del otoño boreal, que se aceleró rápidamente a partir de finales de febrero en Europa, que alcanzó su techo de contagios posibles y que ahora decrece a falta de nuevas personas por infectar.

“Es iconoclasta, pero no mucho más que cuando la OMS afirma que el coronavirus puede que no desaparezca jamás”, sostiene a la AFP el epidemiólogo francés Laurent Toubiana. “Mi tesis es que no habrá segunda ola”.

Esto significaría evitar un flujo masivo de pacientes en los hospitales y el desbordamiento de los servicios de cuidados intensivos.

Una suposición encabezada mediáticamente por el controvertido científico francés Didier Raoult, defensor de una supuesta eficacia de la hidroxicloroquina contra la covid-19, que ahora Donald Trump afirma tomar como medida de prevención.

“En ninguna parte hay una segunda oleada (…) Aparecerán eventualmente algunos casos esporádicos aquí y allá, (pero) la epidemia está a punto de acabarse”, aseguró Raoult en un video colgado en línea el 12 de mayo.

Raoult no argumenta su posición, pero otros científicos con la misma tesitura, sí.

“Nos basamos en análisis en los 188 países que declararon casos y en la dinámica evolutiva de la enfermedad”, declara a la AFP el doctor Jean-François Toussaint, director del Instituto de Investigación Biomédica y de Epidemiología del Deporte de Francia.

Toussaint y Toubiana comparten el mismo razonamiento. Estiman que la epidemia sin duda arrancó mucho antes de que lo que se cree, incluso antes del otoño boreal, que se aceleró rápidamente a partir de finales de febrero en Europa, que alcanzó su techo de contagios posibles y que ahora decrece a falta de nuevas personas por infectar.

Este último punto en particular contradice el discurso dominante.

– “Esprínter” –

Investigadores del prestigioso Instituto Pasteur estimaron que únicamente 4,4% de la población francesa se había infectado, es decir 3,7 millones de personas, en el momento del desconfinamiento el 11 de mayo.

Un estudio del ministerio de Sanidad de España arrojó resultados comparables: solo el 5% de los españoles se habría contagiado.

Unas cifras muy lejanas al 70% que supuestamente hace falta para alcanzar la inmunidad colectiva y vencer al virus.

Pero para Toubiana y Toussaint, el punto de partida de este postulado es erróneo. “Razonar así significa que toda la población es susceptible (de contraer la covid-19). No es el caso”, afirma el primero.

Basándose en datos del servicio privado de urgencias medicas domiciliarias SOS Médecins, Toubiana cree en primer lugar que el coronavirus contagió en realidad a casi 18 millones de personas en Francia, de los cuales 5,5 millones fueron asintomáticos.

“Un porcentaje no desdeñable de la población podría no ser sensible al coronavirus, porque contaría con anticuerpos no específicos para frenarlo”, sugiere, admitiendo que se trata de una “hipótesis, difícil de verificar”.

Toussaint baraja la idea de que el virus solo pueda afectar “entre 20% y 30% de la población” por motivos desconocidos.

“Este virus no es un maratonista, es un esprínter: se cansa rápido y esa es quizás nuestra suerte”, asegura.

Toussaint cree que el pico de decesos se alcanzó el 16 de abril en el mundo. El brote epidémico se habría prolongado “cuatro semanas” desde finales de febrero y habría ido menguando durante “6-8 semanas”. El ciclo de la epidemia sería por tanto de “entre dos meses y medio y tres meses”.

Ambos científicos creen además que el confinamiento, una medida “extrema”, no habrá servido de nada, por ejemplo, en Francia, puesto que la oleada ya había casi pasado cuando se decretó el 17 de marzo.

Unos londinenses disfrutan del buen tiempo el 20 de mayo de 2020 en Hackney, el noreste de la capital británica
“En estos momentos, nadie puede prever qué pasará”, declara a la AFP Nicolas Hoertel, psiquiatra y experto en estudios de modelización del hospital Corentin-Celton, cerca de París.

Hoertel fue uno de los autores de un estudio según el cual el distanciamiento físico y el porte de mascarilla son medidas cruciales posconfinamiento, pero podrían resultar insuficientes para evitar una segunda ola.

“El riesgo no es nulo, por lo tanto nuestro mensaje es de prudencia, un llamamiento a la vigilancia colectiva y al respeto de las medidas de protección”, afirma.

“Prefiero equivocarme que ignorar un riesgo”, insiste.

En cualquier caso, habrá que esperar al menos el transcurso de tres o cuatro semanas tras el fin del confinamiento para observar cómo este incide en la evolución del virus en cada país.

Continue Reading

Internacional

El cheque del Diablo, Francia y Alemania condicionan ayuda a cambio de reformas

Published

on

La canciller y el presidente Emmanuel Macron plantearon a sus socios que la Comisión se endeude en los mercados, por un valor de 500.000 millones de euros, y que ese dinero extra en el presupuesto comunitario se reparta entre los sectores y las regiones más afectados por la crisis derivada de la pandemia de la Covid-19.

La gran novedad de este “fondo de recuperación” (o de “relanzamiento”, según la versión francesa) es que se tratará de transferencias y no de préstamos. Los receptores no tendrían que devolver estas cantidades, sino que la UE en su conjunto asumiría esta carga pero a cambio los estados se comprometerán a implementar reformas a sus constituciones. 

¿Cuáles reformas? pues como diría mi abuelita, en los detalles está el diablo. Nada es gratis en este mundo y es obvio que para muchos la crísis de unos es la oportunidad de otros.

En el periodo 2021-2027, y la repartirá en virtud de la contribución de cada país al presupuesto común, según se puso de relieve en la rueda de prensa conjunta celebrada ayer. Está claro que habrá países que darán más de lo que recibirán y viceversa. Se deja margen también para que el dinero pueda salir también, en parte, de nuevas fuentes de ingresos comunes, por ejemplo impuestos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, propusieron el lunes crear un fondo de 500.000 millones de euros (unos 550.000 millones de dólares) a partir de la emisión de deuda en los mercados por la Comisión Europea en nombre de la UE.

“Hay que reconocer el carácter histórico de la propuesta”, indicó a la AFP Anne-Laure Delatte, consejera científica del Cepii francés, quien destacó el “cambio de posición” de Merkel sobre la emisión de deuda común y la concesión de los fondos mediante subvenciones y no préstamos.

Sin embargo, este último punto no convence a los países llamados “frugales” -Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca-, partidarios del rigor fiscal y, en palabras del canciller austríaco Sebastian Kurz, “dispuestos a ayudar a los países más afectados con préstamos”.

Estos cuatro países ya expresaron su malestar el martes durante una reunión de los ministros de Finanzas de la UE, según un diplomático europeo. Y, este miércoles, el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, anunció que presentarán su propio plan próximamente.

“Si alguien pide ayuda, debe poner en marcha reformas de gran envergadura para poder garantizar su autonomía la próxima vez”, avanzó Rutte, quien semanas atrás se opuso a la creación de los “coronabonos” reclamados por los países del Sur para luchar contra el virus.

Ya en el pasado, un pequeño grupo de países liderado por La Haya aguó un plan de París y Berlín de un presupuesto para la zona euro. “La historia es diferente ahora” por el alcance de la recesión, según Janis Emmanoulidis, del European Policy Centre (EPC).

Charles Michel (izq) habla junto a Ursula von der Leyen durante la rueda de prensa sobre la respuesta europea a la crisis del coronavirus, el 15 de abril de 2020 en Bruselas
La Comisión Europea prevé una contracción del 7,5% del PIB del bloque en 2020 por la pandemia del nuevo coronavirus. Entre las principales economías, Italia liderará la recesión con un -9,5%, seguida de España (-9,4%), Francia (-8,2%) y Alemania (-6,5%).

Aunque el plan de Francia y Alemania es uno más de los ya presentados por otros países como España, procede de los miembros de más peso económico y político. “La salida de esta crisis necesita un impulso más extraordinario del eje franco-alemán”, según el diplomático.

La titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, será la encargada de presentar el 27 de mayo la propuesta de fondo de recuperación vinculado al futuro Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027, que deberán debatir los 27 dirigentes europeos a continuación.

“Llamo a los 27 Estados miembros a trabajar con un espíritu de compromiso tan pronto como la Comisión Europea presente su propuesta”, urgió el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, advirtiendo del necesario consenso para “llegar a un acuerdo”.

– ¿Condicionalidad? –

Aunque la Comisión, de boca de su vocero Eric Mamer, advirtió que la propuesta de Von der Leyen será una “síntesis” y no una “copia” del plan de Berlín y París, este último puso de relieve varias de las líneas rojas en principio insuperables para los países europeos.

El presidente español, Pedro Sánchez, con mascarilla en su escaño del Congreso de los Diputados durante el debate para la prolongación del estado de alarma por la crisis del coronavirus, el 20 de mayo de 2020 en Madrid
Además del pulso entre los partidarios de ayudas no reembolsables, como España e Italia -duramente golpeados por el virus, con 60.000 muertos entre ambos países– y de préstamos, como los cuatro “frugales”, la llamada “condicionalidad” es otro de los fantasmas para los primeros.

La referencia en el plan de Macron y Merkel al “compromiso claro a aplicar políticas económicas sanas y un programa de reformas ambicioso” parece devolver al primer plano los duros programas de ajustes a cambio de rescates durante la pasada crisis de la deuda.

Madrid y Roma ya pelearon para que el fondo de rescate de la zona euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), no exigiera reformas a cambio de la concesión de líneas de crédito para afrontar la emergencia sanitaria, que se quedaron en un control de gastos.

Estas líneas de crédito forman parte de una primera respuesta de emergencia de medio billón de euros, junto al instrumento de préstamos para los planes de desempleo temporal (SURE) y los créditos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para empresas.

La Comisión Europea debe ahora desvelar su plan de reconstrucción y resolver las incertidumbres sobre el volumen total, la condicionalidad, el equilibrio entre préstamos y subvenciones y la manera de sufragar la eventual deuda, antes del esperado difícil debate entre los 27.

Continue Reading

Lo más leido

Copyright © www.DiarioSinSecretos.com | Web Master: Multimedios Sin Secretos | diriosinsecretos@yahoo.com