Connect with us

Internacional

EXCLUSIVA-Alemania y Francia abandonan negociaciones sobre reforma de la OMS por tensión con EEUU

Published

on

Por Elvira Pollina, Andreas Rinke y Francesco Guarascio

7 ago (Reuters) – Francia y Alemania han abandonado las conversaciones sobre la reforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS), frustrados por los intentos de Estados Unidos de liderar las negociaciones a pesar de su decisión de abandonar la organización, dijeron a Reuters tres fuentes oficiales.

La medida es un revés para el presidente Donald Trump, ya que Washington, que ocupa la presidencia de turno del G7, esperaba emitir una hoja de ruta común para una profunda reforma de la OMS a partir de septiembre, dos meses antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

En julio, Estados Unidos notificó a la OMS con un año de antelación que abandonaba la agencia de las Naciones Unidas después de que Trump le acusara de ser demasiado cercana a China y de haber gestionado mal la pandemia de coronavirus.

La OMS desestimó estas acusaciones. Los gobiernos europeos también han criticado a la OMS, pero sin llegar tan lejos en sus críticas.

La decisión de París y Berlín de abandonar las conversaciones obedece a las tensiones por los intentos estadounidenses de dominar las negociaciones.

“Nadie quiere ser arrastrado a un proceso de reforma y obtener un esbozo del mismo de un país que acaba de salir de la OMS”, dijo un alto cargo europeo.

Los portavoces de los gobiernos de los miembros del G7 Alemania, Francia, Reino Unido e Italia declinaron hacer comentarios sobre la decisión de París y Berlín.

Pero el Ministerio de Sanidad francés dijo a Reuters que Estados Unidos no debe “tomar la iniciativa en el proceso de reforma de la OMS después de anunciar su intención de abandonar la organización”.

Al ser preguntado sobre la posición de Francia y Alemania, un alto cargo de la Administración Trump dijo: “Todos los miembros del G7 apoyaron explícitamente las ideas de reforma de la OMS”.

“A pesar de ello, es lamentable que Alemania y Francia finalmente eligieran no unirse al grupo para apoyar la hoja de ruta”, dijo.

Las conversaciones sobre la reforma de la OMS comenzaron hace unos cuatro meses. Ha habido casi 20 teleconferencias entre los ministros de salud del Grupo de los Siete países industrializados, y docenas de reuniones de diplomáticos y otros representantes estatales.

Un acuerdo del G7, que también incluye a Japón y Canadá, facilitaría las conversaciones en el G20 y en las Naciones Unidas, donde cualquier cambio tendría que ser acordado con China, Rusia y otros gobiernos importantes que no forman parte del G7.

No está claro si, como estaba previsto, en septiembre se llevará a cabo una cumbre del G7 en los Estados Unidos, en la que Trump espera que los líderes aprueben dicha hoja de ruta.

FINANCIACIÓN Y “GESTIÓN POLITIZADA”

En las semanas previas al fracaso de las negociaciones, los interlocutores habían dicho a Reuters que las posiciones se estaban acercando a medida que Washington suavizaba su postura y los representantes europeos empezaban a ver el proceso de reforma como un medio para hacer de la OMS un organismo más independiente..

Algunos Gobiernos europeos habían empezado a hacer en público comentarios escépticos acerca de la OMS. Fue el caso del ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, que instó a la agencia de la ONU a acelerar su evaluación sobre la gestión de la pandemia..

En privado, algunos ejecutivos europeos han apoyado una línea más dura, con críticas al jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y a lo que ellos ven como un manejo politizado de la crisis sanitaria.

“Todo el mundo ha criticado a Tedros”, dijo a Reuters el representante de un país europeo del G7.

Los Gobiernos del viejo continente quieren que la OMS sea una organización más fuerte, mejor financiada y más independiente. Sin embargo, es probable que tras la retirada de fondos por parte de Estados Unidos la agencia de la ONU se debilite (Washington es el mayor contribuyente y aporta el 15% del presupuesto).

Algunos representantes europeos ven las críticas de Trump a la OMS como un intento de distraer la atención sobre su gestión de la COVID-19 en el período previo a las elecciones estadounidenses. Además, los vínculos entre Berlín y Washington se han visto afectados por la decisión de retirar miles de tropas estadounidenses de Alemania.

Es poco probable que los planes de reforma de la OMS sean definitivamente archivados, especialmente si Trump es derrotado en las elecciones de noviembre. Los gobiernos europeos quieren que Washington siga siendo un miembro de la OMS, además de un apoyo financiero, y están dispuestos a aumentar su financiación del organismo.

(Información de Elvira Pollina en Milán, Andreas Rinke en Berlín, Jeff Mason en Washington, Stephanie Nebehay en Ginebra; información adicional de Marisa Taylor, Giselda Vagnoni y Tangi Salaun; escrito por Francesco Guarascio; editado por Timothy Heritage; traducido por Jorge Martínez)

Lo más leido