Connect with us

Pandemia Covid-19

Afectaciones por COVID-19 uso de psicofármacos y conductas de riesgo en México by Hector Sosa

Published

on

Afectaciones por COVID-19 uso de psicofármacos y conductas de riesgo en México

 Effects of COVID-19 use of psychopharmaceuticals and risk behaviors in Mexico

Hector Ramon Sosa Luna

Avalado : Universidad de las Américas Puebla  David Watson and Lee Anna Clark
The University of Iowa

Desde que empezó el brote de COVID-19 en México se ha vivido una incertidumbre inminente, ya que las tareas de la vida cotidiana se hicieron más complicadas y aumentaron el nivel de estrés y depresión entre la población. Determinar planes de acción para reducir el impacto del consumo de fármacos psicoactivos y otras substancias durante la pandemia es de suma importancia ya que el incremento en el consumo pone en riesgo la integridad de las familias mexicanas. La sensación abrumante de ansiedad tiende a hacer que aumentes el consumo de sustancias que previamente has relacionado con efectos placenteros, como el alcohol o la marihuana. El recuento de muertos y nuevos contagios diarios han convertido para muchos las actividades más cotidianas en una misión complicada. Implementar nuevas medidas de ayuda en línea gratuitas es de suma importancia para las secretarias de salud  por medio de terapia virtual o de ejercicios de meditación y respiración añadiendo respuesta inmediata para aquellos que sufren trastornos de ansiedad y o dependencias a estupefacientes y así poder evitar el consumo de psicofármacos en forma desmedida.

Palabras clave: MIEDO, SALUD MENTAL, ANSIEDAD, ANTIDEPRESIVOS, CLONAZEPAM.

 Abstract

Since the start of the COVID-19 outbreak in Mexico, there has been a significant change in our activities and concern for family and friends if we take this into account more of having to go to the super or get food has become an almost titanic task. Determining action plans to reduce the impact of consumption of psychoactive drugs and other substances during the pandemic is of paramount importance as increased consumption puts the integrity of Mexican families at risk. The overwhelming feeling of anxiety tends to cause you to increase your use of substances that you’ve previously linked to pleasurable effects, such as alcohol or marijuana. Counting dead and new daily contagions have made for many the most everyday activities a complicated mission. Implement new free online support measures are already being made available to us by the health secretariats, through virtual therapy or meditation and breathing exercises by adding immediate response for those suffering from anxiety disorders and or drug dependence and thus be able to avoid the consumption of psychopharmaceuticals in an excessive way.

Key words: FEAR, MENTAL HEALTH, ANXIETY, ANTIDEPRESSANTS, CLONAZEPAM.

Introducción

En enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de la enfermedad por el nuevo coronavirus 2019 (COVID-19) como una emergencia de salud pública de importancia internacional. La OMS y las autoridades de salud pública de todo el mundo están actuando para contener el brote de COVID-19 sin embargo, este momento de crisis está generando estrés en la población. Estas consideraciones de salud mental fueron elaboradas por el Departamento de la OMS de Salud Mental y Uso de Sustancias, como mensajes dirigidos a diferentes grupos clave para apoyar el bienestar psicosocial y la salud mental durante el brote de COVID-19. (Rodríguez, 2020. p 4)

  En México se ha incrementado el consumo de fármacos psicoactivos entre otras substancias, cabe destacar que las autoridades han puesto a la disposición líneas de atención en casi todo el país. Se podría decir que ha resultado un tanto ineficaz dicha estrategia ya que, el consumo de estos fármacos en estos últimos tiempos se ha incrementado de manera casi desmedida sin olvidar que en ocasiones no se les da seguimiento a estos desesperados casos. También se han registrado consultantes nuevos, pacientes no habituales que están consultando por cuadros mixtos de ansiedad y depresión. La angustia toma forma a partir del miedo: al futuro, a la calle, a la muerte propia o de un ser querido, a la enfermedad, a la gente, al otro, y sus reacciones van desde la obsesión por la higiene y la limpieza, hasta la paranoia del contagio, la hipocondría y la violencia.(Wagner et al., 2012 p.3)

Gutiérrez habló de la importancia de unirse en estos tiempos, recordó que en el mundo existen más de 264 millones de personas con depresión, siendo las crisis económicas y de salud dos de los factores que contribuyen a agravar esa condición. En el reporte de la ONU se explica que, debido a la incertidumbre, han aumentado los consumos de alcohol, drogas, tabaco e incluso juegos de apuesta por internet.(Gallegos et al., 2020, p. 3)

Según la Organización Mundial de la Salud, los daños mentales que la gente sufre durante el confinamiento pueden tener consecuencias permanentes, en caso de niños y adolescentes probablemente perjudiquen su desarrollo y salud cerebral (OMS | Información sobre la sobredosis de opioides, s. f.) . El encierro dentro de casa por la sana distancia hace además que la gente pierda su actividad normal y se desorganice. Esto genera cambios en el humor, en el estado de ánimo y en el sueño, sobre todo en el caso de los jóvenes que siempre están muy activos e incluso también en las personas mayores están sometidas a una situación de mayor tendencia hacia la ansiedad y la desesperación. En este sentido cabe señalar que los pacientes con depresión experimentan la exacerbación de sus síntomas como tristeza, la pérdida de los intereses que solían tener anteriormente, problemas para dormir y cambios en el apetito, se encuentran más irritables y tienen episodios depresivos debido a la frustración por el aislamiento y el ver limitados sus planes a futuro ya que, se está informando a los habitantes confinados que el virus llego para quedarse por ende, también las nuevas formas de interrelacionarnos se han visto modificadas radicalmente. (Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19 – OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud, s. f.).

México padece un grave problema de salud mental desde antes de que coronavirus confinara a todos en sus casas, entre 2014 y 2019, los nuevos casos de depresión en el país crecieron 106 por ciento en hombres y 73 por ciento en mujeres. En este artículo se analizará las diferentes etapas por las que los habitantes han pasado en estos últimos tiempos del confinamiento, y como este afectó la salud mental, además, se podrá dejar entrever cuales han sido las consecuencias y que impacto se ha generado en el riesgo de daños potenciales durante el aislamiento.  En términos absolutos, los nuevos casos diagnosticados de depresión en hombres pasaron de 15 mil 849 en 2014 a 32 mil 649 el año pasado; y en mujeres, de 53 mil 745 a 93 mil 95 en el mismo lapso, revelan datos de los boletines epidemiológicos de la Secretaría de Salud confirma que en casos de dependencia no dan el mismo seguimiento a otros padecimientos generalizados entre la población como la ansiedad. Sin embargo, esta es la segunda enfermedad con más casos atendidos en hospitales especializados como el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. (INEGI-COVID.pdf, s. f.) Le siguen después los trastornos mentales debidos al consumo de alcohol, los trastornos de la personalidad y la esquizofrenia, revelan estadísticas de este hospital especializado obtenidas por transparencia. Pese a ser enfermedades en franco crecimiento, la sociedad prefiere ignorarlas y el gobierno minimizarlas. Desde hace diez años, explica Dunia Pintado, se destina solo el 2 por ciento del presupuesto federal en salud a prevenir y atender los trastornos mentales y del comportamiento. “Antes era muchísimo menos”, recuerda la presidenta de Voz Pro Salud Mental.(Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19 – OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud, s. f.) El objetivo de este Articulo de Revisión Académica es divulgar la metodología y los planes sistemáticos de acción que se han puesto en marcha el Gobierno Federal además, sirve para entender mejor a la población que atraviesa por esta situación y a su vez, ver más de cerca los padecimientos psicológicos que la aquejan ya que, es importante difundir entre la comunidad esta información de primera mano para poder ejecutar mejores intervenciones profesionales a la posteridad y así, poder ayudar a los que requieran de estas intervenciones, reduciendo el impacto que generan estas épocas donde se toman medidas tan extremas como el confinamiento obligado o no,  ya sea el caso de cada país.(Sanitarios, s. f.)

Revisión de la literatura

Para recabar la información de este artículo de revisión académica se han utilizado las herramientas digitales puestas a disposición cortesía de bibliotecas UDLAP y UNAM. Los Metabuscadores empleados como EBSCO Information Services Service Selection Page, Lexis Advance® – Sign In | LexisNexis, colecciones y journals online como Journal of Clinical Nursing, Nephrology Nursing Journal encuesta nacional Fuentes: SSA. Boletines epidemiológicos, NPRFM. Solicitud de información 1229500003520. Y de la Fuente: Asociación Psiquiátrica Mexicana.

  1. Contextualización

La pandemia por (COVID-19) es una emergencia de salud comunitaria de preocupación internacional, comienzan a surgir graves consecuencias que revelan problemas psicosociales al individuo que a sido expuesto al confinamiento. Son varias las patologías y alteraciones psicológicas asociadas que van desde sintomatología común hasta trastornos acompañados del deterioro por estar expuestos al estrés post traumático.(Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19 – OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud, s. f.) En este contexto es de suma importancia que las autoridades del gobierno federal con ayuda de las instituciones de salud mental desarrollen estrategias y brinden la herramientas necesarias para poder reaccionar con profesionalidad y se logre un respaldo que alcance al personal de la salud y la población afectada, siempre con el objetivo de reducir el impacto de riesgos y daños a la salud además de incluir en estos planes de acción eficaz las personas que han reportado impacto psicológico y síntomas psiquiátricos. En este artículo de revisión académica, se mostrarán las posibles consecuencias en la salud mental de las personas puedan referir como resultado del confinamiento debido al COVID-19. (Gallegos et al., 2020) se pude encontrar sintomatología típica en los consumidores frecuentes de algunas substancias que a continuación se presentan. En lo que respecta a otras sustancias psicoactivas, los consumidores crónicos de opioides manifiestan un riesgo incrementado ya que reducen la frecuencia respiratoria lo que genera hipoxemia y conlleva a complicaciones cardiacas y pulmonares, reducción de la respuesta inmune y sobredosis. Los que consumen metanfetamina, al tener ésta un efecto vasoconstrictor, presentan daño en el endotelio de vasos y arterias. Entre los consumidores de cocaína existe una mayor prevalencia de enfermedades cardiovasculares. Las personas que inhalan drogas, como el crack o la heroína, tienen problemas respiratorios preexistentes, entre los que destaca el asma, por lo que son más susceptibles a la infección por SARSCoV-2.13 Mención aparte merecen quienes utilizan drogas inyectadas, ya que la prevalencia de SIDA, hepatitis B y C, así como cáncer hepático es mucho mayor que en la población general, por lo que el riesgo ante la COVID-19 se incrementa de manera importante. (OMS | Información sobre la sobredosis de opioides, s. f.). Dando seguimiento a esta línea de investigación de entre los consumidores de alguna de estas substancias evidentemente ponen en riesgo su integridad física al exponerse a estas reacciones secundarias que conlleva el uso desmedido de las mismas En México, entre 45 y 50 por ciento de las personas en aislamiento pueden presentar el “síndrome de cuarentena” que consiste en la manifestación de ansiedad, temor, irritabilidad, agresividad, apatía o incredulidad, estima Bernardo Ng Solís, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana. (Proyecto de apoyo ante la pandemia del virus COVID-19 | Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil, A.C. – AMPI, s. f.). Ante esta información recabada durante esta investigación se puede entender que, este tema que ya es del dominio publico puede extender un margen amplio en la percepción de la población afectada  y deja en tela de juicio al gobierno federal que por lo general siempre minimizan el impacto que pueda llegar a causar este tipo de afecciones psicológicas ya que, la información del dominio público en ocasiones es centrada a otros temas y se desvirtúa la investigación científica y al personal de la salud en general.

Se detonan síntomas de ansiedad por COVID-19

 Las personas necesitan tener la sensación de que viven en un ambiente seguro y controlado. La inseguridad y la incertidumbre vinculadas con la pandemia, aunado a la falta de claridad sobre el fenómeno en curso, facilita la aparición de conductas de ansiedad que pueden derivar en conductas egoístas y de búsqueda individual de soluciones para problemáticas que son colectivas. Por ello, es importante fomentar la solidaridad, entendiendo que los otros no son nuestros enemigos/as, sino que incluso pueden constituirse en nuestros únicos auxilios. (Gallegos et al., 2020 p.6 ). En México esta verdad a voces se hace cada vez más evidente con la presencia del incremento en el consumo de psicoactivos pone un tanto alerta a las secretarias de salud que tienen la obligación de atender estos casos ya que después de estas situaciones las personas quedan afectadas, económicamente y moralmente en tanto se incrementa dentro de la población el consumo de drogas legales e ilegales lo cual pone en riesgo la integridad de todos.(Molfino, 2020) El consumo de sustancias psicoactivas en lo que respecta a otras sustancias, los consumidores crónicos de opioides presentan también un riesgo incrementado ya que reducen la frecuencia respiratoria lo que genera hipoxemia y conlleva a complicaciones cardiacas y pulmonares, reducción de la respuesta inmune y sobredosis. Los que consumen metanfetamina, al tener ésta un efecto vasoconstrictor, presentan daño en el endotelio de vasos y arterias.(Gallegos et al., 2020, p. 18) Entre los consumidores de cocaína existe una mayor prevalencia de enfermedades cardiovasculares. Las personas que inhalan drogas, como el crack o la heroína, tienen problemas respiratorios preexistentes, entre los que destaca el asma, por lo que son más susceptibles a la infección por SARSCoV-2.13 Mención aparte merecen quienes utilizan drogas inyectadas, ya que la prevalencia de SIDA, hepatitis B y C, así como cáncer hepático es mucho mayor que en la población general, por lo que el riesgo ante el COVID-19 se incrementa de manera importante.(Gallegos et al., 2020)  Los ambientes donde usualmente se consumen sustancias psicoactivas representan también un desafío para el control del coronavirus. Por ejemplo, las cárceles en las que hay un hacinamiento importante y se comparten drogas; así como los sitios de tratamiento donde generalmente hay una sobrepoblación de personas (los llamados “anexos”), en donde es muy difícil aplicar las medidas de higiene recomendadas para controlar la epidemia. (Rodríguez, 2020 p. 2,4,9). Se puede observar que las substancias comprometen gravemente la integridad en muchos niveles de los consumidores además de poner en riesgo a la sociedad ya que al compartir espacios con otros consumidores el virus se puede propagar con mayor facilidad poner en alerta a la población respecto a este tema es una tarea ardua ya que hay poca difusión respecto a estos temas de dominio público. (Alvarez et al., 2020 p.8).

  1. Trastorno por estrés postraumático (tept)

 De acuerdo con las circunstancias por confinamiento social casi todos los eventos pueden llegar a ser traumáticos (Orli Carvalho da Silva Filho & Maria Cecília de Souza Minayo, s. f.) en un estudio realizado en Canadá después del primer brote de SARS-CoV se observaron factores de estrés psicológico en los trabajadores de salud como: percepción de que se está en riesgo de infectarse, el impacto del brote en la vida laboral, el estado de ánimo depresivito, cuidar a una persona infectada con coronavirus. Se reportó un incremento en el TEPT  (Silva Filho et al., 2020 p.7 ) este margen de casos de TEPT nos permite ver como se ha llevado en el caso de México. La demanda de antidepresivos y ansiolíticos subió a nivel nacional debido a la pandemia de COVID-19.En cuarentena creció 10 % la venta de diazepam, clonazepam, triazolam y metilfenidato, medicamentos usados para tratar insomnio, trastorno de pánico y depresión, indicó Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex).Estamos en un escenario donde hay generación de estrés, angustia y pánico. Aunque no es un aumento todavía muy alto, ha ido avanzando”, dijo en entrevista. Llamó a la población a atenderse cuando tenga síntomas de depresión. “El médico es quien debe prescribir medicamento en caso de que se requiera”, aseguró. De acuerdo con una encuesta elaborada por la Universidad Iberoamericana, el aislamiento y las presiones económicas ya reflejan consecuencias en la salud mental de la población.(INEGI-COVID.pdf, s. f.) tomado de (node, 2020b)

      

 

Figura 1 Ocupación y economía del hogar. De Instituto Nacional de Estadística y        Geografía     (INEGI-COVID.pdf, s. f.) recuperado por Universidad Iberoamericana Campus Ciudad de México.

 En la figura 1 se observar que la economía del hogar y ocupación – En la primera quincena de abril, se estima que entre 5.2 y 8.1 millones de personas perdieron su empleo, fueron “descansadas” o no pudieron salir a buscar trabajo en el contexto de la pandemia del COVID-19. Un 10.8% de la población se encontró en esta situación. En contraste, entre octubre y diciembre de 2019, sólo 1.9 millones de personas (3.3% de la población) estaba desempleada.(node, 2020a)

 

Figura 2 Salud Mental . De Instituto Nacional de Estadística y Geografía     (INEGI-COVID.pdf, s. f.) recuperado por Universidad Iberoamericana Campus Ciudad de México.

La figura 2 deja entrever el ejercicio que arrojó los siguientes datos el 27.3% de los adultos presenta síntomas depresivos y 32.4% registra síntomas severos de ansiedad. La pandemia de COVID-19 originó ya un aumento en la demanda de antidepresivos y ansiolíticos en el país.(node, 2020a, p. 5) Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), señaló que en lo que va de la cuarentena, la solicitud de medicamentos como diazepam, clonazepam, triazolam y metilfenidato, utilizados para tratar el insomnio, el trastorno de pánico y la depresión incrementó 10 por ciento. Resulta un tanto lógico el fenómeno, porque estamos en un escenario en el que hay una generación de estrés, de angustia y de pánico, donde somos susceptibles a que las personas se vean afectadas en su sistema emocional y aunque no es un aumento todavía muy alto, ha ido avanzado. (Molfino, 2020).

El confinamiento, las preocupaciones económicas y la inestabilidad social en ocasiones traen serias alteraciones en temas de salud mental entre la comunidad, en México se pudo observar que el 23% de las personas de 18 años mostraron sintomatología típica por depresión el otro 34% presentaron síntomas severos de por ansiedad.  27.5% de los hogares encuestados reportaron ver afectada la cantidad y calidad de sus alimentos por falta de recursos económicos (inseguridad alimentaria moderada y severa), en comparación con el 24.8% reportados en la ENSANUT 2018. El porcentaje de la población con dificultades moderadas o severas para alimentarse (node, 2020a, p. 4)

  • Covid-19 y trastornos de ansiedad en la población

En otros lugares del mundo se puede observar un comportamiento similar en las personas según un estudio en Rumania revela que los  mecanismos psicopatológicos comunes,  son:  trastornos mentales de tipo reactivo, como el pánico,  las diferentes fobias, la inseguridad, el  aislamiento,  la irritabilidad,  el insomnio, la depresión, las pesadillas, la nostalgia,  confusión, las ideas delirantes de ser seguidos, observados, delirios religiosos, trastornos alimenticios, trastornos de percepción, pensamientos suicidas o intentos de suicidio, trastornos somáticos y trastornos psicosomáticos asociados con náuseas, transpiración excesiva, trastornos sexuales, trastornos digestivos, trastornos respiratorios, trastornos cardíacos, otras manifestaciones dermatológicas en este país lejano se han registrado estos casos que podremos observar en la tabla que a continuación se mostrara como referente internacional de lo acontecido respecto al tema de salud mental en el mundo. (Luca et al., 2020, p. 287)

Figura 3. Distribucion de la patología entre los hospitales por porcentaje y por periodos de “Elisabeta Domna” Psychiatry Hospital Galati.

Como se puede ver en la Figura 3, el porcentaje de trastornos del alcohol, trastornos de ansiedad y trastornos psicóticos están aumentando en ambos hospitales para ambos intervalos investigados(Altena et al., 2020). El porcentaje de trastornos depresivos está aumentando en los pacientes durante el período pandémico. El hecho de que en Galati el porcentaje de trastornos depresivos    disminuyó en el segundo período investigado podría explicarse por el hecho de que algunas personas manejaron su estrés, fue que sufrieron episodios depresivos leves o moderados que no requirieron hospitalización o utilizaron medicamentos psicotrópicos. (Associations among the Big Five, Emotional Responses, and Coping with Acute Stress | Request PDF, s. f.)   Mencionamos el hecho de que entre el 8 y el 8 de mayo de 2020, los hospitales rumanos sólo hospitalizaron los casos considerados   de emergencia médica.  El alto porcentaje de hospitalizaciones con trastorno del alcohol muestra que una consecuencia del estrés fue la disminución de la capacidad de autocontrol de las personas respectivas, en estrecha relación con sus vulnerabilidades, con el potencial adictivo antes de la pandemia. (Luca et al., 2020, p. 289)

En México con ayuda del gobierno federal, la Universidad Iberoamericana y el INEGI se puso en marcha la encuesta de seguimiento de los efectos que el COVID 19 dejo a su paso en el bienestar de los hogares mexicanos como resultado se obtuvieron los siguientes datos.(node, 2020a, p. 4)

En la primera quincena de abril, se estima que entre 5.2 y 8.1 millones de personas perdieron su empleo, fueron “descansadas” o no pudieron salir a buscar trabajo en el contexto de la pandemia de COVID-19.(node, 2020a, p. 6)   Se estima que uno de cada tres hogares observó una reducción de 50% o más en su ingreso entre febrero y marzo de 2020.  64.4% de la población reporta estar cumpliendo con la medida de resguardarse en su domicilio, pero sólo 46.0% reportan disponer de los recursos necesarios para cumplir con esta medida hasta el 30 de abril. Entre la población que reporta no estar resguardándose en su domicilio, 90.4% reporta no poder hacerlo por la necesidad de salir a trabajar o de buscar trabajo.  27.5% de los hogares encuestados reportaron ver afectada la cantidad y calidad de sus alimentos por falta de recursos económicos (inseguridad alimentaria moderada y severa), en comparación con el 24.8% reportados en la ENSANUT 2018 27.3% de los individuos de 18 años o más presentaron síntomas depresivos y 32.4% síntomas severos de ansiedad.  15.4% de la población mexicana aún considera Nada probable infectarse del COVID-19, por lo que es necesario reforzar las medidas de comunicación para que toda la población cumpla con las medidas de aislamiento social. La ENCOVID-19 es una encuesta telefónica representativa de la población mexicana que hará un seguimiento mensual sobre indicadores clave del bienestar ante las medidas de distanciamiento social promovidas por el gobierno federal. (node, 2020a, p. 1) eta encuesta está respaldada por Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE), presenta los primeros resultados de la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19). La ENCOVID-19 fue diseñada por EQUIDE y QUANTOS Investigación Cuantitativa con el propósito de estudiar los impactos de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 en el bienestar de los hogares mexicanos. (INEGI-COVID.pdf, s. f.). Si se comparan los datos que se han recuperado durante la investigación, se puede notar de manera casi inmediata que las cifras tienen una curva similar. Si se toma en cuenta el número de habitantes de ambos países a pesar de la lejanía los referentes se trasladan de una forma casi al unisonó en relación al potencial de consumo de sustancias psicoactivas que desencadeno la pandemia. (node, 2020a, p. 8)

5   recomendaciones En temas de Salud Mental por confinamiento

 Recomendaciones 

Dentro de lo recomendado en medidas de prevención y ayuda en casos inminentes se han puesto a la disposición del público en general diversas líneas de atención gratuitas para atender desde sintomatologías leves hasta niveles más altos en donde se requiere en algunas ocasiones de intervenciones presenciales(Instrumento para la detección de riesgos a la salud mental COVID-19, s. f.) el cual propone terapias de relajación y líneas de atención en donde se puede consultar con expertos del área de la salud mental en este manual también se encuentra de una forma detallada un cuestionario el cual encamina al paciente a una solución al corto plazo lo cual reduce el impacto de riesgos y a la postre a la salud mental.(Alvarez et al., 2020)

Dentro de las medidas que se pueden implementar a largo plazo o después de un brote, están el uso de terapias centradas en el trauma. La terapia cognitivo conductual tiene como objetivo disminuir o desestructurar pensamientos automáticos negativos, catastróficos y pesimistas sobre el futuro.(Sanitarios, s. f.)

Estas son algunas recomendaciones que engloban los ejes fundamentales de acción las cuales ya se están trabajando para establecer mejor atención a la población en general que así lo requiera ponerlas en marcha los más antes posible reduciría significativamente el impacto en materia de riesgos a la salud. 1) equipo multidisplinario en el área de atención para la salud mental que incluyen psiquiatras, enfermeras psiquiátricas, psicólogas clínicos entre otros; 2) Líneas de atención y tecnologías de la Información actualizadas con apps con disponibilidad en toda la república comunicación efectiva en brotes de pandemias y emergencias sanitarias 3) Establecer educación a distancia en temas y políticas de salud sin embargo mientras se desarrollan estas intervenciones puntuales hay que considerar también la escala de atención para poden identificar. Otra recomendación útil es la priorización o jerarquización de las intervenciones, con lo cual las poblaciones se podrían clasifican en cuatro niveles:   Nivel 1 La población incluye a aquellos que son más vulnerables a problemas de salud mental, como pacientes hospitalizados con infección confirmada o condición física severa, profesionales de salud de primera línea y personal administrativo. Nivel 2 Incluye pacientes aislados con síntomas de infección y contactos cercanos y pacientes en clínicas donde se atienda los brotes. Nivel 3 Incluye aquellos individuos con contactos cercanos en los niveles 1 y 2, es decir, familiares, colegas, amigos y rescatistas voluntarios que participa en la respuesta epidémica Nivel 4 La población incluye a las personas afectadas por las medidas de prevención y control de epidemias, personas susceptibles y el público. (Ozamiz-Etxebarria et al., 2020).

A continuación, se enumerará en jerarquía por relevancia las actividades que según Miguel Gallegos y la Secretaria de Salud (Instrumento para la detección de riesgos a la salud mental COVID-19, s. f.)   recomiendan  llevar acabo en alguna situación de riesgo recordando siempre que es mejor no poner en riesgo la integridad de cada individuo en las diferentes esferas sociales

Recomendaciones para enfrentar el estrés.

  1. En lo posible continuar con las rutinas habituales.
  2. Mantenerse ocupado y concentrarse en las actividades diarias.
  3. Distribuir el tiempo para comer, hacer ejercicio y descansar.
  4. Evitar drogas psicoactivas y alcohol.
  5. Mantenerse en contacto con familia y amigos.
  6. No saturarse de información sobre la pandemia.
  7. Prestar atención a la información sobre cómo permanecer saludable y seguro.
  8. Tratar de hablar con alguien sobre sus sentimientos si se tiene miedo o si se está preocupado.

Considere la respuesta de los niños.

  1. Expresar sentimientos en conjunto como familia y explicar que las personas se pueden sentir preocupadas, lo cual es normal cuando se vive una situación estresante.
  2. Dar información que puedan entender.
  3. Hay que comunicar que como familia se protegerán y transmitir seguridad.
  4. Expresar cariño – abrazarlos con bastante frecuencia.
  5. Mantener sus rutinas con risas y juegos.
  6. Enseñar hábitos de autocuidado frente a la enfermedad infecciosa como el lavado de las manos.

Este listado se puede rescatar la información que esta puesta a la disposición del público en general tomando en cuenta siempre que cada individuo tiene necesidades diferentes , sin embargo los profesionales de la salud ponen a disposición estas sugerencias para prevenir el consumo de sustancias entre otros.(Instrumento para la detección de riesgos a la salud mental COVID-19, s. f.) (Gallegos et al., 2020, p. 7)

Discusión

Así pues, la población en general puede estar expuesta a riesgos adicionales durante esta pandemia, los cuales están relacionados con las conductas asociadas al uso de sustancias psicoactivas, los sitios de consumo y los lugares donde se brinda atención. Asimismo, es importante mencionar que este riesgo también se incrementa por la alta comorbilidad física y psicológica que presenta este grupo.(Escudero et al., 2020 m p.4)  Nunca antes la humanidad había enfrentado una pandemia con las características y la magnitud de la COVID-19 .  Es de esperarse que la salud mental de muchas personas se vea alterada ante el estrés prolongado que implica el aislamiento social y la incertidumbre de lo que va a ocurrir. (Álvarez Cordero, 2011) La Organización Panamericana de la Salud (OPS) calcula que, al finalizar la emergencia ocasionada por la COVID-19, una de cada cinco personas podría verse afectada de manera grave su salud mental. Las adicciones son enfermedades mentales que también podrán incrementarse o agravarse ya que su comorbilidad psiquiátrica es muy elevada y de no seguir las recomendaciones del gobierno y todos los planes de acción que están a la disposición de la sociedad esto se puede desencadenar en daños irreversibles(Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19 – OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud, s. f.).

Conclusiones

Esta pandemia nunca antes vista en México y el mundo ha puesto en tela de juicio a las autoridades sanitarias con el fin de mejorar las políticas en temas de salud mental, todos los reportes que se han recibido hasta el momento que engloban los trastornos mentales con alta discapacidad como el Trastorno por estrés postraumático  este presenta cuadros de  ansiedad que puede discapacitar a una persona y principalmente puede presentar daños al largo plazo es decir que la actual pandemia COVID-19, implica un incremento en los pacientes con psicopatías en la población general, por lo cual resulta de suma importancia el desarrollo de herramientas y estrategias dirigidas al fortalecimiento de los planes actuales en temas de educación y salud mental para la población afectada y la no afectada en materia de reducción de riesgos y daños al largo y corto plazo.

Agradecimientos.

A todos los citados en este artículo en especial a los profesionales de la salud que a pesar de la falta de recursos han puesto en riesgo su propia integridad para salvaguardar la nuestra.

 Referencias bibliográficas

Libro:

Orli Carvalho da Silva Filho, & Maria Cecília de Souza Minayo. (s. f.). Huremović D, editor. Psychiatry of Pandemics: A Mental Health Response to Infection Outbreak. Gewerbestrasse: Springer Nature; 2019. Ciência & Saúde Coletiva, 25(suppl 1), 2499-2500. https://doi.org/10.1590/1413-81232020256.1.11272020

Silva Filho, O. C. da, Minayo, M. C. de S., Silva Filho, O. C. da, & Minayo, M. C. de S. (2020). Huremović D, editor. Psychiatry of Pandemics: A Mental Health Response to Infection Outbreak. Gewerbestrasse: Springer Nature; 2019. Ciência & Saúde Coletiva, 25, 2499-2500. https://doi.org/10.1590/1413-81232020256.1.11272020

Artículo de revista:

Álvarez Cordero, R. (2011). La enfermedad como problema social. Revista de la Facultad de Medicina (México), 54(3), 2-3. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0026-17422011000300001&lng=es&nrm=iso&tlng=es

Alvarez, R. P., Harris, P. R., Alvarez, R. P., & Harris, P. R. (2020). COVID-19 en América Latina: Retos y oportunidades. Revista chilena de pediatría, 91(2), 179-182. https://doi.org/10.32641/rchped.vi91i2.2157

Luca, L., Ciubara, A. B., Fulga, I., Burlea, S. L., Terpan, M., & Ciubara, A. (2020). Social Implications for Psychiatric Pathology of Depressive and Anxiety Disorders, Alcohol Addiction and Psychotic Disorders during the COVID-19 Pandemic in Romania. Analysis of two Relevant Psychiatry Hospitals. Revista de Cercetare si Interventie Sociala, 69, 261-272. https://udlap.idm.oclc.org/login?url=https://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=sxi&AN=143622243&lang=es&site=eds-live

Molfino, F. (2020, mayo 14). ¿Saldremos de la pandemia adictos a los psicofármacos? Vice. https://www.vice.com/es_latam/article/xg883a/saldremos-de-la-pandemia-adictos-a-los-psicofarmacos

Wagner, F. A., González-Forteza, C., Sánchez-García, S., García-Peña, C., & Gallo, J. J. (2012). Enfocando la depresión como problema de salud pública en México. Salud mental, 35(1), 3-11. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0185-33252012000100002&lng=es&nrm=iso&tlng=es

Periódico:

Altena, E., Baglioni, C., Espie, C. A., Ellis, J., Gavriloff, D., Holzinger, B., Schlarb, A., Frase, L., Jernelöv, S., & Riemann, D. (2020). Dealing with sleep problems during home confinement due to the covid‐19 outbreak: Practical recommendations from a task force of the european cbt‐i academy. Journal of Sleep Research. https://doi.org/10.1111/jsr.13052

Páginas web:

Associations among the Big Five, emotional responses, and coping with acute stress | Request PDF. (s. f.). ResearchGate. Recuperado 19 de junio de 2020, de https://www.researchgate.net/publication/222633310_Associations_among_the_Big_Five_emotional_responses_and_coping_with_acute_stress

Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19—OPS/OMS | Organización Panamericana de la Salud. (s. f.). Recuperado 12 de junio de 2020, de http://www.paho.org/es/documentos/consideraciones-psicosociales-salud-mental-durante-brote-covid-19

Escudero, X., Guarner, J., Galindo-Fraga, A., Escudero-Salamanca, M., Alcocer-Gamba, M. A., & Del-Río, C. (2020). La pandemia de Coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19): Situación actual e implicaciones para México. Archivos de Cardiología de México, 90(91), 4285. https://doi.org/10.24875/ACM.M20000064

Gallegos, M., Zalaquett, C., Luna Sanchez, S. E., Mazo-Zea, R., Ortiz-Torres, B., Penagos-Corzo, J., Portillo, N., Torres Fernández, I., Urzúak, A., Morgan Consoli, M., Polanco, F. A., Florez, A. M., & Lopes Miranda, R. (2020). Cómo afrontar la pandemia del Coronavirus (Covid-19) en las Américas: Recomendaciones y líneas de acción sobre salud mental. http://rephip.unr.edu.ar/xmlui/handle/2133/18298

INEGI-COVID.pdf. (s. f.). Recuperado 18 de junio de 2020, de https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/especiales/INEGI-COVID.pdf

Instrumento para la detección de riesgos a la salud mental COVID-19. (s. f.). Recuperado 18 de junio de 2020, de https://www.misalud.unam.mx/covid19/

Node:title. (2020a, abril 1). IBERO. Href

OMS | Información sobre la sobredosis de opioides. (s. f.). WHO; World Health Organization. Recuperado 17 de junio de 2020, de https://www.who.int/substance_abuse/information-sheet/es/

Ozamiz-Etxebarria, N., Dosil-Santamaria, M., Picaza-Gorrochategui, M., Idoiaga-Mondragon, N., Ozamiz-Etxebarria, N., Dosil-Santamaria, M., Picaza-Gorrochategui, M., & Idoiaga-Mondragon, N. (2020). Niveles de estrés, ansiedad y depresión en la primera fase del brote del COVID-19 en una muestra recogida en el norte de España. Cadernos de Saúde Pública, 36(4). https://doi.org/10.1590/0102-311×00054020

Sanitarios, C. F. para la P. contra R. (s. f.). ACCIONES ESTRATÉGICAS DE LA COFEPRIS POR LA EMERGENCIA DE COVID-19. gob.mx. Recuperado 16 de junio de 2020, de http://www.gob.mx/cofepris/es/articulos/acciones-estrategicas-de-la-cofepris-por-la-emergencia-de-covid-19?idiom=es

Rodríguez, María Guadalupe Ponciano. 2020. «Adicciones en la época de la COVID-19» 1: 4. https://mundodehoy.com/2020/05/08/adicciones-en-epoca-de-covid-19/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pacto comunitario por la salud

Pacto comunitario por la salud

Pacto comunitario por la salud

Posted by Diario Sin Secretos on Friday, July 3, 2020

El Nocturno con Ricardo Bravo

El nocturno con Ricardo Bravo

AMLO en la casa blanca, Concierto para plantas en Barcelona, 3 sismos golpean Oaxaca, Refrescos diabéticos de Morena

Posted by Diario Sin Secretos on Tuesday, June 23, 2020

Facebook

Gobierno de Puebla

Ayuntamiento de Puebla

JABONES ARTESANALES

Lo más leido