Albino Luciani, fue un pastor apacible y humilde, dijo el Papa Francisco al declararlo beato

/
/
Spread the love

DiarioSinSecretos.com

La Iglesia Católica está de fiesta, el Papa Francisco proclamó beato a Albino Luciano -Juan Pablo I-, en ceremonia realizada en la plaza de San Pedro, en Roma, y ante el júbilo de sacerdotes, religiosos y miles de fieles.

Para ser declarado beato se tuvo que aprobar un milagro a través de su intercesión de la argentina Candela Giarda, oriunda de Paraná, que en 2011, cuando tenía 11 años, se encontraba al borde de la muerte por “encefalopatía inflamatoria aguda severa, enfermedad epiléptica refractaria maligna y shock séptico”. 

Su madre Roxana Sosa rezó al pontífice Juan Pablo I, como le indicó un sacerdote argentino, y al día siguiente su hija fue superando la enfermedad.

A Albinoi Luciani, se le conoce como el “Papa de la Sonrisa”, y estuvo como Papa solo 33 días; fue elegido el 26 de agosto de 1978 y murió el 29 de septiembre a los 65 años de edad.

Luciano, pastor apacible y humilde

El Papa Francisco, resaltó que el Papa Albino Luciani -Juan Pablo I- “vivió con la alegría del Evangelio, sin concesiones, amando hasta el extremo. Él encarnó la pobreza del discípulo, que no implica solo desprenderse de los bienes materiales, sino sobre todo vencer la tentación de poner el propio yo en el centro y buscar la propia gloria”.

Y agregó: “siguió el ejemplo de Jesús, fue un pastor apacible y humilde. Se consideraba a sí mismo como el polvo sobre el cual Dios se había dignado escribir y por eso, decía: “¡El Señor nos ha recomendado tanto que seamos humildes! Aun si habéis hecho cosas grandes, decid: siervos inútiles somos”.

“Con su sonrisa logró transmitir la bondad del Señor. Es hermosa una Iglesia con el rostro alegre, sereno y sonriente, que nunca cierra las puertas, que no endurece los corazones, que no se queja ni alberga resentimientos, que no está enfadada ni es impaciente, que no se presenta de modo áspero ni sufre por la nostalgia del pasado”, expuso.

Si bien la ceremonia fue presidida por el Papa Francisco la misa la celebró Marcelo Semeraro, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. 

Spread the love
This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :