San Alejandro desde el 2017 sin demoler
0

PoblanosDestacados.com/12 de marzo 2021.- El  19 de septiembre de 2017, se registró un sismo de 7.1 grados,  siendo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla de los más afectados con 18 de sus nosocomios y unidades médicas, entre ellos el Hospital “San Alejandro”, inmueble que se declaró como pérdida total y que deberá ser demolido.

El movimiento sismológico afectó a tres Hospitales Generales: un Hospital en Puebla y dos de Zona en Metepec y Tehuacán; así como 14 Unidades Médicas Familiares en Cholula, Atencingo, Lagunillas, Atlixco, Tepeaca y Puebla. La mayoría de las instalaciones sufrieron afectaciones como fisuras y grietas en:

  • muros,
  • plafones,
  • cristales rotos

Siendo el Hospital San Alejandro de la ciudad de Puebla el que sufrió daños estructurales de suma importancia, este hospital estuvo considerado de alta tecnología y el más grande en su tipo de América Latina desde  el 15 de junio de 1976, cuando fue inaugurado por José López Portillo, Presidente de México y Maximino Camacho gobernador de Puebla en esos años.

El inmueble resistió los sismos del 85 y el 99, inclusive el registrado el 7 de septiembre de 2017, el cual solo provocó daños en acabados y plafones, lo que le permitió seguir funcionando. Sin embargo 12 días después todas las personas, entre pacientes, médicos, enfermeras y demás trabajadores, fueron desalojadas por su seguridad, luego del terremoto que dejó daños en el mismo, sin que se reportaran lesionados o complicaciones.

Siendo San Alejandro Hospital General Regional, sus servicios no se limitaban tan solo a Puebla, sino a estados colindantes como Tlaxcala, Oaxaca y Veracruz, con atención a 3 mil pacientes en promedio, entre hospitalizados, cirugías, atenciones de urgencias, consultas médicas.

Contaba con una plantilla de 2 mil 513 trabajadores, dividida de la siguiente manera:

  • 103 trabajadores de confianza: entre áreas administrativa, jefes de servicio, personal, etc.
  • Dos mil 80 trabajadores de base
  • 120 residentes y 120 becarios
  • Más de 90 trabajadores eventuales.

Un gran complejo construido en una superficie de casi 30 mil metros cuadrados  y 3 mil 200 metros de áreas verdes, 9 niveles con urgencias y quirófano, torres hospitalarias, consulta externa, cuerpo de gobierno y área de enseñanza.

Mantenía una ocupación del 90 por ciento diario. Por día se atendían 20 nacimientos en promedio, lo que se traduce en 600 al mes;  25 pacientes atendidos diariamente con VIH Sida. Se ofertaba servicio de mil 250 consultas diarias.

Con una capacidad total de 415 camas censales y 226 camas no censales, atendía el 43 por ciento del total de camas de hospitalización para pacientes en Puebla, sólo en en el 2017, 32 mil personas fueron internadas, un promedio de 2 mil 700 mensual. Los principales motivos de hospitalización eran:

-cesáreas,

-pacientes que iniciaban con insuficiencia renal crónica que requerían hospitalización,

-amenazas de aborto,

-operaciones de vesícula,

-de miomatosis uterinas o apendicitis.

Mantenía convenios con la BUAP y la UPAEP, por lo que poco más de cien médicos internos de pregrado estaban haciendo su último año de la carrera de medicina.

El hospital poblano brindó atención en 30 especialidades como: Tercer nivel, para ginecología, obstetricia y pediatría. Segundo nivel en cirugía, medicina interna, oftalmología y otorrinolaringología. El único en realizar trasplantes de riñón y cirugías pediátricas a corazón abierto en el estado. Tenía 60 consultorios de especialidad divididos en 4 turnos.

En el 2019 y 2020 se asignaron más de 2 mil millones de pesos para la reconstrucción, pero las obras no se concretaron.

El inicio del 2020 prometía el comienzo de los trabajos, e incluso en ese ejercicio fiscal se le asignaron 2 mil 50 millones de pesos como presupuesto. Zoé Robledo Aburto, titular del IMSS, visitó Puebla y anunció que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), comenzaría con la demolición del inmueble para dar paso a la reconstrucción. Su visita tuvo lugar el 6 de febrero y a finales de ese mes inició la pandemia de coronavirus en México, por lo que los recursos financieros, humanos y materiales se han enfocado en atender la contingencia. Mientras, el IMSS en Puebla padece la falta de espacios tras el cierre definitivo de San Alejandro por el sismo.

Para agosto de 2019, Zoé Robledo firmó un convenio con el gobernador Miguel Barbosa Huerta, con el fin de ejecutar un plan de infraestructura hospitalaria en la zona metropolitana de Puebla, en el que se consideraba reconstruir San Alejandro en su misma ubicación, ampliar el hospital La Margarita y construir dos nuevos en Amozoc y Cholula.

La pandemia de coronavirus generó que en 2020 únicamente se concretara la ampliación del hospital La Margarita, misma que ha sido insuficiente para atender la contingencia e incluso en este nosocomio se han señalado distintos casos de negligencia.

En el 2020 se cumplieron 3 años desde que está detenida la construcción del hospital San Alejandro afectado por el sismo del 19 de septiembre de 2017. El proyecto está pausado desde la administración del presidente Enrique Peña Nieto y no hay certeza de que pueda avanzar para este 2021, ya que no se le asignaron recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

 

Ricardo Bravo / DSS Noticias

San Pedro Cholula debe ser para una mujer piden morenistas

Previous article

Aprueban reformas a la Ley del Notariado para Puebla

Next article

You may also like

Biblioteca Palafoxiana,conoce su historia

Puebladesabores.com |.- La Biblioteca Palafoxiana fue fundada por el obispo español Juan de Palafox y Mendoza en 1646,donó su biblioteca personal, compuesta de ...