Religión

Conoce el rito del octaviario a la Virgen de Ocotlán

0

Las diócesis de Puebla, Tehuacán, Huajuapan y Tlaxcala inician octaviario a Nuestra Señora de Ocotlán para que interceda ante Dios por los mexicanos.

Diariosinsecretos.com

El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, anunció que los católicos de las diócesis de Puebla, Tehuacán, Huajuapan y Tlaxcala, inician a partir de este domingo un octaviario, para pedir la intercesión de Nuestra Señora de Ocotlán, interceda con su hijo Jesús,  pata que tenga misericordia de los mexicanos, y ponga fin a la pandemia por Coronavirus que ha enlutado a miles de familias, y tiene a miles de mexicanos postrados en las camas de hospitales.

“Sea el  auxilio para los médicos, los trabajadores de la salud, y los trabajadores sociales
en el desempeño de su servicio”, expuso Monseñor Sánchez, que dio a conocer el rito a seguir.

El rito, unido a la celebración de la Eucaristía, inicia después del saludo litúrgico. 

Monición 

Hermanos, ante la pandemia que estamos viviendo, acudimos hoy con confianza a Nuestra Señora de Ocotlán, Patrona de la Provincia Eclesiástica Angelopolitana, integrada por las Diócesis de Puebla, Tehuacán, Huajuapan y Tlaxcala. 

María ha sido siempre signo de salvación y esperanza para los enfermos, a quienes ponemos bajo su mirada, al igual que a los médicos y trabajadores de la salud, a las familias, a las autoridades sanitarias; a ella encomendamos también a los que han fallecido. 

A través de este gesto filial, damos inicio a un Octavario de oración: pediremos por el fin de la pandemia. Encenderemos un cirio, signo de nuestra oración confiada, expresión de la fe de nuestro pueblo, para que Cristo, Nuestro Señor, disipe las tinieblas del contagio, dolor, sufrimiento y muerte en esta emergencia sanitaria. 

En 1541, Nuestra Señora de Ocotlán libró a nuestro pueblo de una epidemia que afligía a la región, mostrando a Juan Diego, de Xiloxoxtla, Tlax., una fuente de agua sanadora. Ahora, presentaremos en cada Diócesis de la Provincia, como súplica filial por el fin de la pandemia, esta “Agua santa del Pocito”, signo de la presencia maternal y tierna de Nuestra Señora. 

Con el cirio y el “agua santa”, manifestamos nuestra confianza en que el corazón de Nuestra Señora está siempre dispuesto a favorecernos e intercederá por nosotros, como hace cinco siglos. 

page1image50202448.png page1image50203904.png page1image50204112.png